Published On: noviembre 22, 2022

Lo interesante de Quantum Spain es que pondrá a España en el mapa de la computación cuántica y dotará a la ciencia española de una sólida base para abordar los siguientes pasos en el campo. La idea de que el ordenador cuántico sea construido y ensamblado en España es muy importante pues significa que controlaremos las tecnologías que lo hacen posible. En esta ocasión no perderemos el tren del desarrollo científico y tecnológico.

¿Cuál es tu profesión y cuánto tiempo llevas ejerciéndola? 

Soy Físico y siempre he trabajado como tal durante los 50 años que llevo ejerciendo la profesión. Actualmente soy catedrático de la Universidad de Zaragoza y director del Centro de Astropartículas y Física de Altas Energías. También soy director del Centro de Ciencias de Benasque Pedro Pascual.

¿Cuál es/será el aporte de UNIZAR – BIFI al proyecto Quantum Spain?

La contribución del grupo de Zaragoza al proyecto consiste en coordinar el paquete de trabajo del proyecto focalizado en algoritmia, es decir en el estudio de algoritmos cuánticos que puedan ejecutarse eficazmente en ordenadores cuánticos. Un aspecto interesante que ya estamos abordando consiste en la implementación en estos algoritmos de técnicas de Inteligencia Artificial y Deep Machine Learning. Uno de los objetivos principales de nuestro nodo es la creación de un entorno cuántico que incluya grupos industriales interesados en el desarrollo y aplicaciones de las tecnologías cuánticas.

¿Nos podrías en mayor detalle decir cuál es el objetivo de estos algoritmos? ¿Qué problemas del día a día se podrían solucionar con ellos?

La finalidad de la computación cuántica es proporcionar un hardware que permita ejecutar los algoritmos cuánticos y explotar la riqueza de sus posibilidades. En la actualidad, aunque el hardware accesible es bastante limitado, permite comprobar que los algoritmos desarrollados funcionan correctamente y además pueden servir para certificar el buen funcionamiento de los dispositivos cuánticos disponibles. Pero confiando en el crecimiento futuro de esos ordenadores, podemos también diseñar nuevos algoritmos que aborden problemas mas ambiciosos, incluyendo aquellos que hacen uso de técnicas avanzadas de aprendizaje automático e IA. Desde este punto de vista, el número de aplicaciones de estos algoritmos es ilimitado. Entre las aplicaciones que se están desarrollando en nuestro grupo se encuentran: la clasificación de las distintas fases de materiales cuánticos y de las distintas modalidades de cáncer de mama a partir de las bases de datos publicas, así como las anomalías estructurales en podología.

En términos de potencial, ¿cuál es la diferencia entre un algoritmo clásico y uno cuántico?

Aunque a mi personalmente no me gusta el término, existe una supremacía computacional de la información cuántica sobre la computación clásica. Eso se plasma en que las peculiaridades de los sistemas cuánticos basados en cubits, en vez de los clásicos bits, permiten una serie de operaciones que en un ordenador cuántico pueden realizarse en pocos días y que en un ordenador clásico requerirían la edad del Universo para finalizarse.

¿Cuál consideras que es el elemento diferenciador de Quantum Spain en comparación a otros proyectos de computación cuántica?

El hecho de que Quantum Spain sea un proyecto nacional no implica que no colabore con otros proyectos internacionales, fundamentalmente europeos. La consecución de los logros considerados como objetivos del proyecto se producirá en paralelo a los avances que a nivel mundial se van a ocurrir en los próximos años. Lo interesante de Quantum Spain es que pondrá a España en el mapa de la computación cuántica y dotará a la ciencia española de una sólida base para abordar los siguientes pasos en el campo. La idea de que el ordenador cuántico sea construido y ensamblado en España es muy importante pues significa que controlaremos las tecnologías que lo hacen posible. En esta ocasión no perderemos el tren del desarrollo científico y tecnológico. También es importante que el tejido industrial se implique en la explotación de las novedosas posibilidades que la computación cuántica ofrece. Quamtum Spain ofrece una plataforma idónea para la integración de ese entorno industrial.

¿Cuál crees que será el aporte de Quantum Spain para el ámbito de la investigación a nivel nacional?

El hecho diferencial de Quantum Spain es que aglutina a todos los investigadores nacionales que están realizando investigaciones en el ámbito de la simulación y computación cuántica. Eso proporciona una sólida plataforma para abordar los objetivos del programa, pero, además, reconociendo el carácter incipiente de este campo en la comunidad científica española, Quantum Spain propone un atractivo programa formativo para que se incorporen al ecosistema de computación cuántica jóvenes investigadores y tecnólogos, lo que permitirá un desarrollo profundo a largo plazo del mismo. Al final del proyecto se conseguirá poner a la comunidad de información cuántica española en un lugar destacado del panorama internacional, equiparable al de las comunidades de investigación españolas más prestigiosas.

 A futuro, ¿qué cambios crees que traerá este nuevo paradigma de computación?

El hecho de que no solo las agencias estatales de los distintos países, sino también las grandes compañías tecnológicas de la información y comunicación estén fuertemente comprometidas con el desarrollo de la computación cuántica, indica que su potencial debe ser muy importante. La nueva computación cambiará radicalmente el mundo de la seguridad de las comunicaciones y el análisis de grandes bases de datos lo que permitirá abordar problemas que ahora mismo son considerados como utópicos en todos los campos científicos y tecnológicos. En particular esto permitirá grandes avances en medicina y biotecnología, diseño de nuevos materiales y en general en todos los ámbitos tecnológicos de frontera.